Morir en casa

Cada vez las personas tienden más a morir en el hospital, en las residencias geriátricas o en los centros sociosanitarios, o como mínimo es la sensación que tengo, aunque puede que mi percepción esté un poco condicionada por el hecho de vivir en un entorno urbano. De todos modos, la crisis económica parece que, últimamente, está modificando esta tendencia.

En cualquier caso, cuando se pregunta a las persones sanas dónde desearían morir, hay una gran mayoría que optarían por hacerlo en casa. Es decir, que al final la realidad y el deseo no siempre van de la mano.

En ello pensaba hace algunos días cuando salí de ver la película francesa Un doctor en la campiña, del director Thomas Lilti, protagonizada por François Cluzety Marianne Denicourt. El largometraje cuenta la historia y la vida profesional del doctor Jean Pierre Werner, un médico de la zona rural del norte de Francia, que debe adaptarse a la llegada de una médico más joven, sin experiencia y recién incorporada a la profesión, Nathalie Delezia.

En el trasfondo de la relación entre ambos protagonistas se entremezclan las historias y vivencias de los vecinos de los pequeños pueblos que reciben las visitas de ambos médicos. Y el caso que me llamó más la atención es el de Monsieur Cluzet, un hombre ya muy mayor, con dificultades respiratorias, que recibe la ayuda constante en casa de una enfermera y las visitas semanales del doctor Werner, que cumple escrupulosamente con el compromiso de mantenerlo en su domicilio hasta el final de sus días.

El ritmo de la historia da un giro en el momento en que la doctora Delezia, a la vista de una crisis aguda respiratoria y siguiendo y analizando los condicionantes clínicos del paciente, decide su ingreso inmediato en el hospital. Días después, el doctor Werner opta, por su cuenta y riesgo, sacar al anciano del hospital para cumplir su palabra: dejar que éste muera en casa y proporcionarle todos los cuidados necesarios.

El doctor de la campiña logra así reunir en el domicilio de Monsieur Cluzet a todo un equipo formado por una trabajadora social, un fisioterapeuta, una cuidadora, una enfermera, la doctora Delezia, y él mismo, que actúa como director de orquesta. Cada uno tiene una responsabilidad, se le asigna un turno y una tarea, para finalmente proporcionar todo el acompañamiento y atención que requiere el anciano.

Las personas que lo desean deberían poder morir en casa, pero para que sea posible el sistema sanitario debe estar preparado con suficientes equipos de enfermeras, médicos, psicólogos y fisioterapeutas que garanticen el acompañamiento y el confort que requiere el paciente. Pero, tristemente, no siempre se cuenta con este apoyo y en el momento final muchas personas se ven obligadas a acabar muriendo en el hospital.

Monsieur Cluzet consigue unir su deseo con la realidad, ya que acaba muriendo en casa con el apoyo de todos los profesionales. ¿Podremos el resto decir lo mismo?

2 comentarios sobre “Morir en casa”

  1. Es cierto, cuando se pregunta a una persona sana, la mayoría responde que quiere morir en casa. ¿Pero qué pasa cuando esa misma persona está enferma… muy enferma? He visto en muchas ocasiones como el paciente no quiere volver a casa, ni tan siquiera quiere salir de la UCI. "Aquí estoy mejor" "Si pasa algo aquí saben que hay que hacer" “Aquí estoy tranquilo, saben quitar el dolor”… ¿La causa de este cambio es la falta de recursos sanitarios domiciliarios? ¿Puede ser la influencia del miedo a la muerte y al sufrimiento? Por otra parte… hay que tener presente la pregunta complementaria ¿Está usted dispuesto a aceptar que alguna persona de su familia muera en su casa?.. Igual cuando estamos sanos queremos morir en casa… pero no queremos que se nos muera nadie en ella. Es un tema muy interesante, posiblemente influenciado por el tabú de la muerte, por nuestros miedos, por el estilo de vida… A mí no me gustaría morirme en casa, en una institución sanitaria, mi familia solo se tendrá que preocupar de acompañarme, de estar conmigo. Cierto que soy una persona sana que espera tardar mucho en morirse… en el momento, ¡pues no sé!

  2. Muy interesante el articulo, Josep! anoto la película para verla!
    Pienso que la balanza no se declina tanto como nos pensamos hacia la opción de morir en casa, en gran parte por lo que comenta Marisa, el mierdo a la muerte, y porque hay toda una opinión pública entorno a que las instituciones sanitarias són "el templo de la curación o de la paliación del dolor", y en cierta forma es así porque no se ha promovido suficentemente la descentralización de los medios humanos y terapéuticos hacia los domicilios. Sin embargo, quiero compartir la experiencia que viví con mi abuela. Ella vivió su última etapa de vida en una residencia de su pueblo, en un entorno rural de Galicia. Gracias al equipo PADES(aunque en Galicia se llama de otra forma) pudo morir en lo que había sido su hogar esos últimos años, acompañada de su familia biológica (nosotros) y también de su familia "reciente", el maravilloso equipo profesional y enormemente humano de la residencia que la cuidó hasta el final. El PADES fue la guinda del pastel, por así decirlo. Nunca tuvimos la oportunidad de preguntarle a mi abuela DONDE hubiese deseado morir. Probablemente el miedo a la muerte hubiese condicionado su respuesta, probablemente nuestro propio miedo a la muerta condicionó el hecho de no preguntárselo. Lo que sí sé es que murió COMO deseaba: rodeada de nosotros y sin dolor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *