Warning: Illegal string offset 'face' in /home/catadevi/public_html/wp-content/themes/brixton/functions.php on line 325

Ante el dolor y el sufrimiento que estos días, por culpa del coronavirus, están viviendo el personal y las personas ingresadas en hospitales, atendidas en los CAP o que están en residencias, localizo en Twitter un mensaje de optimismo, un brote verde de esperanza. 

“Hoy hemos tenido en la UCI del Hospital Clínico el primer paciente extubado del coronavirus. El momento no ha podido ser más emocionante y una inyección de estímulo para seguir luchando por esto. Gracias al gran trabajo de los profesionales de la UCI”. 

Se trata de un tuit de una enfermera del Hospital Clínico San Carlos de Madrid que me ha trasladado a las palabras de una oncóloga del Instituto Catalán de Oncología, quien hace años, en un perfil que hacía de su profesión aseguraba: “He llegado a entender lo que se siente en la guerra, no estamos inmunizados ante el sufrimiento. Lo que nos aguanta sabes qué es? Pues el vínculo que se establece entre los profesionales. Son un poco aquello que los antiguos decían los compañeros de armas”. 

Médicos, enfermeras, auxiliares, celadores, gerocultoras, personal de la limpieza, servicios de emergencias, trabajadores sociales, farmacéuticos, administrativos sanitarios, personal de la limpieza, de lavandería y de cocina (disculpen si me dejo a alguien), que siguen en primera línea se apoyan más que nunca para afrontar la situación, pues nada es fácil cuando el sistema está al borde del colapso y día a día ponen en riesgo sus vidas para cuidar y salvar a otros. 

Hay profesionales de la salud, especialmente enfermeras, que han sido formados para acompañar y cuidar hasta la muerte, pero aún así hay imágenes durísimas, dificiles de olvidar. 

“Ayer tuve que aguantar el teléfono en la oreja de un paciente mientras su hija se despedía de su padre. Duro, muy duro. Y está pasando. Quedaros en casa, por favor”. 

Un nuevo tuit de una enfermera del Hospital de Mataró (Barcelona), que me deja sin palabras, y que cuenta con la respuesta de la hija: “Creo que esta chica era yo. Gracias por lo que hiciste. Espero que esta pesadilla acabe pronto para todos. Te agradezco mucho lo que hiciste, no te lo imaginas”. 

Algunos ya han bautizado el coronavirus como el virus de la soledad, pues, por desgracia, quienes mueren lo hacen así, sin tener la mano, el abrazo y el tacto de sus familiares. Sin embargo, ante estas situaciones contamos con profesionales excelentes que suplantan por unos momentos la mano familiar para que la persona pueda morir en paz. 

¡Profesionales de la salud y del ámbito social, estos días sois más que nunca la mano amiga! Muchas gracias por todo. De corazón. 

¿Cambiaste de acera el día que viste a alguien que estaba enfermo de cáncer? ¿Pasaste de largo el día que supiste que un allegado o conocido acaba de perder a su pareja o que, simplemente, le quedaba poco de vida? Seguro que alguno de nosotros nos pasó porque, en algún momento, por falta de valentía, no quisimos, no pudimos, no supimos hacerlo de otra manera.

Pensaba en ello hoy saliendo del cine y a propósito de Truman, la película de Cesc Gay, protagonizada por los enormes actores que son Ricardo Darín y Javier Cámara, dos amigos de juventud que vuelven a reencontrarse después de un tiempo de no verse debido a la distancia: uno vive en Madrid y otro en Canadá.

En un momento de la historia, puede que uno de los que más me conmovió, Julián, el personaje protagonizado por Darín, al darse cuenta que un compañero finge no haberlo visto, simplemente afirma: “No me quiso saludar porque huele la muerte”.

Sigue leyendo

“Para mí maltrato es hacer sufrir mucho a una persona mayor”. “Para mí no tener en cuenta su opinión”. “Yo creo que es tratarla como si fuera una niña, creyendo que llegada a una edad, su cerebro es como el de una persona de cuatro años”. “Maltratar a una persona mayor es abandonarla. Algunos familiares lo hacen cuando llega el verano, en ocasiones en los servicios de urgencia de los hospitales”.

Éstas son algunas de las afirmaciones de personas cercanas con los que estos días he hablado sobre el maltrato a personas mayores, a raíz del reciente estudio de la Asociación para la Investigación del Maltrato a las Personas Mayores (EIMA) que indica que un 26% de los encuestados conoce algún caso de maltrato a una persona mayor. La mayoría son abusos psicológicos y económicos.

Sigue leyendo

Seguro que a muchos de nosotros cuando nos hablan de malos tratos a personas mayores nos viene a la cabeza la típica imagen de un anciano que recibe agresiones físicas por parte de su cuidador o de sus hijos. Seguramente son imágenes más propias de películas de Hollywood o de aquellos filmes de serie B de televisión, que se emiten los domingos por la tarde.

La realidad demuestra que los malos tratos existen y que seguramente es la forma más oculta de violencia que hay, porque sigue, desgraciadamente, muy silenciada. Pero los malos tratos a los ancianos van más allá que una simple agresión física, a veces se trata de abusos, negligencias, coacciones o formas de relación perniciosas que se instalan con absoluta normalidad y que ni el propio afectado sabe detectar.

Sigue leyendo