Carta abierta a la enfermera Aroa López

Querida Aroa,

Cuando el pasado jueves leí en el periódico que una supervisora enfermera del Hospital Universitari Vall d’Hebron de Barcelona sería la responsable de dar voz a todos los profesionales de primera línea en el funeral de Estado por las víctimas de la COVID19 empecé a sospecharlo.

Así que a primerísima hora te envié un whats preguntadote: ¿eres la escogida? Y tú simplemente me contestaste con un emoticono, jugando al despiste y haciéndome ver que no sabías de qué te hablaba. Pero no lograste disuadirme, por lo que cuando entré al trabajo sabía perfectamente que tú había sido seleccionada para la ocasión.

Saliste con paso firme y decidido hacia el atril desde el que ibas a iniciar tu discurso, sabiendo que llevabas una responsabilidad enorme en los hombros. Pero no te amedrentaste, ¡al contrario! Esto lo sabíamos los que te conocemos desde hace años. En tu carrera profesional, nunca te ha dado miedo aceptar nuevos retos, por más complicados que fueran. En ello ya apuntabas maneras cuando eras muy muy joven y tuve la ocasión de empezar a contar contigo en algunos proyectos profesionales. Nunca tuviste un “no” como respuesta y cuando llegó el momento de separar los caminos, siempre observé, desde la distancia, como crecías como enfermera.

Lejos de mostrar ningún temor, te creciste al mostrar, con voz firme y contundente, los sentimientos que miles y miles de todos los profesionales de primera línea habéis experimentado durante estos meses de pandemia. Y como enfermera no desaprovechaste tampoco la ocasión para visibilizar lo que supone ser y sentirse parte de esta profesión. Lo hiciste de la siguiente manera:

“Ha sido muy duro, nos hemos sentido impotentes con una sensación brutal de incertidumbre y la presión de tener que aprender y decidir sobre la marcha. Hemos dado todo lo que teníamos, hemos trabajado al límite de nuestras fuerzas y hemos vuelto a entender, quizás mejor que nunca, por qué elegimos esta profesión -cuidar y salvar vidas-, aunque muchos compañeros tuvieron que dar su propia vida para ello.  Hemos cubierto las necesidades básicas y emocionales, hemos sido mensajeros del último adiós para personas mayores que morían solas escuchando la voz de sus hijos a través del teléfono, hemos hecho videollamadas, hemos dado la mano y nos hemos tenido que tragar las lágrimas cuando alguien nos decía: “No me dejes morir solo”. Hemos vivido situaciones que dañan el alma porque quién había detrás de los EPIs no eran héroes, éramos personas”.

Gracias, gracias, gracias, Aroa por poner palabras a la voz y a la fuerza de las enfermeras. El sábado leí un perfil tuyo que la periodista Cristina Sen escribió en La Vanguardia, con el título “Aroa López: el orgullo de ser enfermera”. Y ahora soy yo el que te dice a ti -y sé que sabrás perdonarme que lo haga público de esta manera-: Aroa, no puedo estar más orgulloso de ti.

Un abrazo

Josep

La gestión de la oportunidad

Creer, quererse y crear. Estas son las tres claves para avanzar en la vida, para emprender, para dar un salto adelante, para crecer como personas pero también para desarrollarnos profesionalmente. No son pensamientos propios, sino expresiones sencillas pero contundentes usurpadas de la monja dominica contemplativa Sor Lucía Caram, a quien recientemente tuve el placer de volver escuchar.

Sor Lucía Caram, además de ser monja de clausura, es una mujer de acción que desde Manresa y a través de la implicación de todas las organizaciones, entidades, instituciones y personalidades que intenta atraer, busca desde hace años dar respuesta a las necesidades sociales de las personas que requieren de los servicios más básicos.   Continúa leyendo La gestión de la oportunidad

¿Contamos con organizaciones sanitarias cuidadoras?

En los hospitales, centros de día, centros de atención primaria, residencias geriátricas y otros dispositivos, los profesionales de la salud no tra

bajamos en condiciones extremas. En nuestro país está claro que no y en muchos otros tampoco, pero hace poco Christelle, una hematóloga que trabaja con enfermos de cáncer decía: «He llegado a entender lo que se siente en la guerra. No estamos inmunizados ante el padecimiento. ¿Sabes lo que es lo que nos aguanta? Pues el vínculo que se establece entre los profesionales. Son un poco aquello que los antiguos decían compañeros de armas“. Y esto me dio que pensar y mucho. Continúa leyendo ¿Contamos con organizaciones sanitarias cuidadoras?

Una oportunidad para el talento enfermero

Sin pasión no hay talento y quien tiene talento tiene una oportunidad. No son palabras mías, son palabras de Zulema Gancedo, enfermera que tras 18 años en la gestión ha vuelto a la asistencia, pero con una nueva mirada. “No he vuelto a hacer asistencia como antes, ahora mi intervención se inicia y se acaba con la aportación enfermera, ofreciendo un servicio finalista”, explicaba hace unos días durante su visita en Barcelona.

A esto le llamo yo empoderamiento enfermero. Esta enfermera, como muchas otras, ha abierto camino en la profesión, apadrinó, el pasado viernes, los premios #Tenimtalent (Tenemos talento), unos galardones auspiciados por la Societat Catalano-Balear d’Infermeria que se estrenan como novedad y que se dirigen a enfermeras y enfermeros jóvenes que despuntan y cuya aportación tendrá un futuro impacto. Continúa leyendo Una oportunidad para el talento enfermero